COCINAS NEGRAS

UNA COCINA NEGRA Y CON MADERA, EL DÚO PERFECTO

Esta cocina de planta cuadrada y distribuida en “L” aprovecha toda la luz natural que entra desde los otros dos laterales

La arquitectura horizontal proyectada en uno de los frentes concentra la máxima capacidad de almacenamiento en los muebles bajos donde se utiliza una profundidad de gaveta de 67,3 cm. El sistema de apertura de push se adecúa a la pureza de líneas exigida por el proyecto.

 

Los muebles altos de puertas abatibles los aligeramos al prescindir del tirador tradicional. Y las soluciones integradas de iluminación, discretas y prácticas, facilitan las tareas en la zona de trabajo y actúan como luz de apoyo.

 

El frente de 5 columnas con apertura de doble gola ofrece una estética depurada. La integración de side by side resulta muy cómoda y de gran funcionalidad. Y las columna portaprovisiones y portahornos solucionan todos los problemas de almacenaje en esta cocina.

 

En la zona central y enmarcada en un cuadrado de azulejos se sitúa una mesa redonda donde el toque de color lo aportan las sillas elegidas.

Mobiliario modelo FINE LAH. Laminado antihuella negro

Encimera laminada de Santos 13 mm

Panel pared roble rústico de 13 mm

CONVERTIR LA COCINA EN EL CENTRO DE LA CASA

La reforma completa de esta vivienda exigía una cocina que fuera el centro de reuniones familiares y de amigos, una constante en esta familia y uno de los principales requisitos de este proyecto.

Abrir la cocina al resto de estancias y disponer de varias zonas de estar para utilizar según la ocasión han sido los principales aciertos de su diseño. Una gran mesa situada junto a la ventana, donde realizar las comidas diarias o los deberes con los pequeños, y una gran barra situada en la prolongación de la zona de cocción y aguas para los momentos menos formales son los elementos más disfrutados en esta cocina.

Además, la integración de electrodomésticos y la gran capacidad de almacenamiento han sido claves para que funcionalidad y estética convivan en el diseño.

La combinación de materiales _como el laminado antihuella en negro de los muebles bajos, la encimera porcelánico también negra y el roble rústico de las columnas y de la trasera de cocción_ aportan una armonía cromática y contribuyen a transformar el espacio en un ambiente confortable con estilo propio.

Mobiliario FINE-L. Laminado antihuella color negro y roble rústico de 13 mm

Encimera DEKTON SIRIUS de 12 mm

Panel pared roble rústico de 13 mm

UNA COCINA NEGRA ABUHARDILLADA

Para la reforma de este pequeño apartamento, se opta por la proyección de  una cocina abierta al salón-comedor en forma de “U”. Tanto la ubicación de a vivienda como su decoración requieren una cocina en tonos negros  dispuesta en la zona de techo abuhardillado.

El primero de los frentes se dispone en la zona de techo más alta donde se encuentran las columnas de electrodomésticos y la zona de cocción. El frente destinado al almacenaje y el más cercano al salón alberga la zona de aguas, con la encimera prolongada para dar lugar a una zona de asientos destinada a las comidas menos formales

Mobiliario LINE-LAH    LAMINADO SEDA MATE ANTIHUELLA color negro

Encimera Inalco Negro Natural Silk

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies